VOLVIENDO A CAER

Ando por una calle, sombria, siniestra y lugubre, ando sin rumbo fijo, solo me dejo llevar por mis pies, no se ni donde estoy ni hacia donde voy, solo voy.De repente, el suelo desaparece bajo mis pies y caigo, un agujero negro sin final ni paredes, simplemente caigo. Otra vez callendo, sin dejar de caer, hundiendome en la negrura que oculta mi sonrisa, sucumbiendo a la oscuridad que debora mi alma, no quiero luchar, estoy cansado de ello, me dejo llevar, me dejo atrapar y permito que me engulla sin oponer resistencia, mientras caigo. Algo se rompe en mi caida, es mi corazon, pedazos palpitantes se desparraman a mi alrededor miestras me sumerjo en la tiniebla, oigo mas explosiones, son mis sentimientos, fragmentos de un yo caen a mi alrededor, sin que nada mas importe, y solamente caigo. De pronto, un punto blanco aparece debajo de mi, se acerca con rapidez; el fondo, pienso, pero estoy equivocado, el agujero continua y yo sigo callendo; algo se desgarra en la caida, es mi alma, la veo revolotear a mi alrededor como una sabana en un huracan, ya estoy vacio y sigo callendo. ¿Por que me han dado esta mente tan inqusidora?¿Por que me han dado un corazon tan fragil?¿Por que tengo estos sentimientos que mortifican? Y sigo callendo. La caida sigue, eterneamente, no hay fondo al final del agujero, la madriguera de conejo no tiene final y yo caigo por ella, eternamente y sin control. Y en mi caida, mi boca, como un ultimo grito, solo puede decir: Te quiero.