La calma

A punto de conciliar el sueño, suspiro 
ahogado, se acompaña de un leve sollozo
sin proponerme, sin pensarlo siquiera
te presentas en mis recuerdos 
 
Una lagrima solitaria resbala mi mejilla, pienso
cuanto me gustaria poder estirar mi brazo para enlazar tu cintura
unir mi pecho a tu espalda como lo haciamos en aquel tiempo
volver a sentir tu respiracion acompasada que tranquilizaba mi dormir.
 
En mi lecho de ahora, el vacio no deja espacio a la esperanza
las noches, a veces en vela, otras dormitadas a media
se resquebrajan cuando intento no dejarme marear por esta soledad
pero, es tan cruel, imponente y fria que solo deja a su paso, mi alma destrozada
 
A  punto de conciliar con el descanso reparador
divagan mis sentidos en una nueva busqueda  
el final, al final, conduce mis pensamientos hacia ti; de nueva cuenta
ahora si puedo estrechar tu cintura, unir mi pecho a tu espalda
un sueño dentro de otro para poder encontrar, por una noche nada mas, la anhelada calma
Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s