“La Felicidad”

  • La felicidad está en nuestra actitud ante la vida, en cómo afrontemos lo que nos pasa de malo y en cómo le sacamos provecho hasta con las cosas más difíciles y negativas. Es como una disposición de nuestra mente y no una inherente condición dependiente de nuestras circunstancias personales. Es como un estado de ánimo que cada cual según su carácter y personalidad, tiene más o menos predisposición a sentirse bien, independientemente de la situación de vida que se tenga, y podrá disfrutar más de lo que tiene y es, lógico está, teniendo lo básico más o menos resuelto. Porque ser feliz es una capacidad propia con la que se nace, pero también se puede aprender a fabricarla de la nada, si bien es verdad que hay personas más alegres que otras por su naturaleza, y disfrutan a tope, mientras que hay otras que son más relajadas y no se excitan tan fácilmente sin tantos altibajos. Todo el mundo busca sin saberlo a veces la felicidad aunque no sepa cómo hacerlo…

    La felicidad no es vivir una vida plana sin embrollos, con seguridad y sin cometer fallos ni moverse nada, es más bien aceptar el choque, el enfrentamiento, es esforzarse aunque no saques nada en claro, es dudar y a pesar de ello continuar, y seguir avanzando franqueando y superando cada problema que te salga en el camino, tiene mucho más aliciente hacerlo que inhibirse en la pena y la melancolía.

    Para ser feliz hay que actuar con humildad porque nadie es más que nadie. El valor personal no depende del dinero que tengas, ni el puesto de trabajo que ocupes, ni la casa de lujo exclusiva en la que vivas, ni el coche de alto standing que conduzcas, ni de la mujer bella y apetecible por todos que tengas, no en absoluto, depende de tu esencia como persona, de tu prestigio, es decir del numero de personas que te quieren y lo hacen público y te lo demuestran, porque lo que vale está en tu interior y no debes buscarlo fuera…

    La felicidad estriba en permitirse uno mismo hacer lo que le gusta y disfrutar con ello al máximo, para después compartirlo con todo el mundo, independientemente del resultado que obtengas, porque si tu existencia depende de los resultados solamente, apañado vas, te va a tocar sufrir más de la cuenta decepciones, no, no, casi todo acaba saliendo mal, es ley de vida. La felicidad está en el camino y no en la meta a obtener, no pienses más que en el presente y en tu goce al hacerlo…

    Pero si haces como el copiloto alemán Andreas Lubitz, del avión de Lüfthansa, que consideras tu vida como el objetivo de conseguir un puesto como capitán de piloto de aviones de líneas comerciales, o un bien material que deseas tanto, y te sale mal tu proyecto, ya sea por enfermedad o por mala suerte o por falta de apoyo y contactos, te acabas deprimiendo y terminas acabando con tu vida y con la de 149 pasajeros inocentes que no tienen la culpa de tu enfermedad ni de tu fracaso en la vida. Tienes que ser flexible mentalmente, y amoldar tus resultados a tus potencialidades y posibilidades reales para ser feliz, si no vales para una cosa, entonces puedes valer para otra, no dejes de buscarla, saca placer en ello, aunque ganes mucho menos dinero y no tengas tanto prestigio social y económico.

    Es cierto que el dinero no te garantiza la felicidad, porque hay gente muy rica y es completamente infeliz, pero al menos te sirve para comprar seguridad y certeza sobre las cosas, que para vivir es más práctico y menos pasajero que la dicha… buscas-la-felicidad


Anuncios

1 comentario

  1. Se puede decir más alto pero no más claro. Excelente post.
    No dejes nunca de escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s