Recuerdo…

Recuerdo de un ruido blanco
un dejavu que arrasa con la imaginación
no hay peor lugar en el camino
que aquel en el que sientes
que no avanzas.

Buscamos con la vista desorbitada
alguna luz, pistas en las nubes
en medio de la noche
un designio en el viento
una culpa en nuestra mente
pero solo eso, nada.

Como la caída después de un golpe
puede que después venga lo peor
puede que el sea la prueba de aliento
de tu propia sombra
cansada de seguirte.

Frente a aquel obstáculo invisible
no sabemos si quiera
si el camino ha girado
no sabemos del sacrificio
para poder retomar si quiera
el lugar en nuestros pies.

A veces sientes que
Dios esta en el silencio
de aquel idioma que no nos permite
comprender nuestra lección
y el precio a pagar.

El secreto de nuestra vida
es no saber cuanto demora
en transitar por el oscuro espacio,
y a veces, que hay que aprender
para ponerse el cuerpo de nuevo
y caminar.

Y que no comprender las señales
es a veces parte del camino a la lección

“Si te llamo amigo”

Si te llamo amigo,
siempre seras parte de mi corazón,
Siempre estaré orgulloso,
Yo también voy a formar parte de tu corazón,
estare siempre ahí cuando me necesites,
Voy a comprender sus cambios de humor,
y trato de entender sus necesidades,
cuando estes enojado.
Me reiré contigo cuando rias
Cuando estes triste,
lloraremos juntos,
si te sientes mal,
cuando  pienses  que no puedes continuar,
Voy a recordar que “si” se puede,
cuando estés desanimado,
Yo levantaré tu ego en voz alta.
Cuando necesites silencio pero no la soledad,
nos sentaremos juntos en paz y silencio.
cuando te sientas arriba en el mundo,
Nunca estarás completamente solo
un pedazo mío siempre estara contigo,
siempre te podré proporcionar,
el regalo de mi amistad.