ME DIJERON

Me dijeron que después de la tormenta siempre llega la calma. Que lo malo no es tan malo como parece, y que después de lo bueno, viene lo mejor. Me dijeron que la cara con una sonrisa cambia. Y eso hice, sonreír. Porque también me dijeron que la línea que más debes de cuidar es la de tu sonrisa. Que nadie debe quitártela. Me dijeron que los problemas no se solucionan si no se afrontan. Que hay que trabajar duro para conseguir lo que se quiere. Que solo si se quiere, se puede. Me dijeron que las oportunidades llegan, y es elección tuya cogerla o dejarla ir. Me dijeron que los pequeños detalles son los que cuentan. Que pequeños instantes son grandes momentos. Y que hay que aprovechar cada segundo que te da la vida. Puede ser el último.
Me dijeron que no hay que tener miedo. Que eso es solo algo psicológico. Me dijeron que sólo cuando no piensas en lo que va a pasar, empiezas a disfrutar de lo que está pasando. Y que cuando dejas de tener miedo, es cuando empiezas a disfrutar. Me dijeron que las cosas claras, y el chocolate espeso. Que todo saldrá bien. Y que todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzar.
Me dijeron que no a cualquiera se le llama amigo. Y yo tuve la suerte de conocer a quién realmente lo merecía. Me dijeron que la familia no se elige. Y para qué. Si me tocó la mejor. Me dijeron que no hay mal que por bien no venga. Que las batallas más duras están para los luchadores. Para los que se atreven. Para los que tienen la valentía de arriesgar. Y ganar. O perder pero saber levantarse.
Me dijeron que el nuevo año está a la vuelta de la esquina. Y yo ya estoy nervioso. Me dijeron que llorar nunca fue de cobardes. Y que hay que reír hasta que te duela la barriga. Porque eso sí que sienta bien.
Me dijeron que tú y yo siempre es una buena idea. Que no debemos estar con alguien porque sin ella morimos, sino porque con ella vivimos. Me dijeron que hay que mirar el vaso medio lleno. Que hay que pasar página. Y que una hoja en blanco solo es el comienzo de algo. Y que no hay nada imposible.
Me dijeron que entre el blanco y el negro hay una amplia gama de grises. Pero yo soy más de colores. Me dijeron que antes de decir no me gusta, hay que probarlo. Que los domingos no son tan malos si sabes con quién compartirlos.
Me dijeron que no desperdiciase ni una sola oportunidad. Ni un solo segundo. Que el tiempo pasa volando. Y cuando pasen unos años, sólo querremos volver. Pero ya será tarde. Me dijeron que así se es mucho más feliz. Me dijeron tantas cosas. Tantas. Que las apliqué una a una.
Me dijeron que lo mejor aún está por venir.
No lo olvides

Anuncios

1 comentario

  1. Maravilloso Post querido Markissss tan maravilloso como eres tu con ese corazón grande tan grande que por eso te hacen daño , hay gente q no entiende que la vida es perdonar y amar y que nadie es perfecto pero sus almas no son como la tuya un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s