Tu historia interminable.

Que ricamente se está con la cabeza en las nubes, cuanto duele caerse desde ahí arriba. La historia nunca termina, es la pescadilla que se muerde la cola y cada noche Sherezade nos la hace pasar en vela con un nuevo cuento, otra historia en la que perderse en sueños con los ojos abiertos. Aun nos duelen las posaderas por el último golpe y ya estamos trepando por la parra con la intención de dormirnos en los laureles y la ilusión de subir por el arcoíris camino de retomar el cielo. ¿Luego? Pues nos caemos y reemprendemos de nuevo el loco sendero de los afectos y al igual que cuando de niños aprendíamos a andar, son unos brazos abiertos esperándonos los que nos animaban a levantarnos y continuar nuestra historia interminable

POEMA DE UN PERRO.

Yo soy el que te espera…
Tu coche tiene un sonido especial y puedo reconocerlo entre mil.
Tus pasos tienen un timbre mágico, son música para mí.
Tu voz es el mayor signo de mi tiempo feliz y, a veces, no es necesario mencionar: oigo tu tristeza.
Si veo tu alegría, me hace feliz!
No sé lo que es olor bueno o malo, solo sé que tu aroma es el mejor.
De algunas presencias a veces me gusta. Otras, no tanto.
Pero tu presencia es lo que mueve mis sentidos.
Tu despierto, me despierta.
Tu durmiendo eres mi Dios, reposando en casa, y yo cuido tu sueño.
Tu mirada es un rayo de luz, cuando me doy cuenta de tu despertar…
Sus manos sobre mí, tienen la ligereza de la paz.
Y, cuando Tu sales, todo está vacío otra vez…

Y vuelvo a esperarte siempre y siempre…
Por el sonido de tu coche;
Por tus pasos;
Por tu voz;
Por tu estado siempre inconstante del humor;
Por tu olor;
Por tu reposo bajo mi vigília;
Por tus ojos;
Por tus manos.
Y soy feliz asi.

Yo soy el que te espera:
_¡Soy tu perro!!!12552596_10208559006711786_1273507844383560661_n