Tu historia interminable.

Que ricamente se está con la cabeza en las nubes, cuanto duele caerse desde ahí arriba. La historia nunca termina, es la pescadilla que se muerde la cola y cada noche Sherezade nos la hace pasar en vela con un nuevo cuento, otra historia en la que perderse en sueños con los ojos abiertos. Aun nos duelen las posaderas por el último golpe y ya estamos trepando por la parra con la intención de dormirnos en los laureles y la ilusión de subir por el arcoíris camino de retomar el cielo. ¿Luego? Pues nos caemos y reemprendemos de nuevo el loco sendero de los afectos y al igual que cuando de niños aprendíamos a andar, son unos brazos abiertos esperándonos los que nos animaban a levantarnos y continuar nuestra historia interminable

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s